15 nov. 2006

INOLVIDABLES: SYBILLE BEDFORD


Perfil: Sybille Bedford
Autora: María Aixa Sanz
Escrito: 15/11/2006

Una vez más la editorial Salamandra recupera para el lector actual a otra escritora: SYBILLE BEDFORD, empezando con ‘Fragmentos de Vida’ (Una educación nada sentimental), la primera novela que publica y la última que escribió la autora; y que resulta ser sensacional, de una amenidad terrible y de una riqueza exagerada.

Sybille Bedford que murió en febrero de 2006 y que nació en 1911, a principios del siglo XX, fue una mujer que podía producir muchas cosas pero nunca indiferencia. Es buen punto de partida para el lector que desconoce la obra de esta escritora empezar pues con ‘Fragmentos de Vida’. Biografía novelada de su infancia y adolescencia. Novela sólida, que atrapa como si estuviera contándote la historia encantada que cada lector quiere oír de forma sencilla, siendo un mar de caricias para el oído. A la vez es un homenaje a los que nacimos o a todos los amantes del Mediterráneo, recuperando sus olores, colores y sabores.

La pluma y la maestría de Sybille Bedford, en su última obra: ‘Fragmentos de Vida’ hace que al lector le sea fácil leer la biografía y olvidar que la escritora es la misma persona que el personaje que recorre todas las páginas. Es su talento quien convierte su vida en una autentica novela con sus pequeños desastres y alegrías, grandes amores y desamores, situaciones cómicas, desbordantes, teatrales e intensamente tristes. Si la narración hubiese sido otra el lector no tendría la impresión que la infancia y adolescencia de Sybille Bedford no fue una vida de novela. Que parece imposible que sea real y sin embargo lo es. Hay vidas que lo son, solo hace falta saber contarlas, y Sybille Bedford se dedico a contar historias desde temprana edad cuando convencida se dijo: que podía lograr ser la única cosa que quería: ser escritora.

Nacida en Alemania de un padre aristocráticamente pobre y una madre aferrada a la vida intensa y lectora empedernida (que se toma los libros tan en serio como a las personas y a la vida), que le disgustan los colegios, y la lleva hacia la cultura y la literatura desde el colchón de su cama, recibiendo así una educación nada convencional, recorriendo Italia, Inglaterra y Francia, con sus avatares y circunstancias llenas de aventuras y pequeñas catástrofes. En una Europa de entreguerras crece rodeada de personajes que pasean por la novela con detalles y personalidades bien perfilados, sugerentes y envolventes. Que la forman como persona y como escritora en una libertad que todavía en estos tiempos asombra. Los Desmirail, Toni, Rosie y Jamie, el juez Jack, Cécile Panigon, Alessandro, María, y un largo etcétera, pero sobre todo el escritor inglés y amigo Aldous Huxley, del que ella más tarde escribió su biografía, publicada en 1973. Línea a línea, palabra a palabra nos describe situaciones llenas de opulencia y glamur con situaciones de autentica pobreza, así como narra los párrafos más desgarradores de la adicción y la enfermedad de su madre, un descenso a los infiernos contado de manera sencilla aún sufriéndolo en primera persona.
Sybille Bedford consigue en ‘Fragmentos de Vida’ algo tan difícil para un escritor como poner distancia entre lo que se escribe y los sentimientos de uno. Y esta es sin duda la clave, para que su autobiografía alcance ser una autentica novela: La distancia.

(…) Se puso seria. ¿Era consciente de lo difícil que resultaba escribir una buena novela? Quizás la más difícil y gratificante de las formas literarias. Ella habría dado cualquier cosa —no, cualquier cosa no, como su vida parecía probar, pero sí mucho- por haber escrito algo: por haber logrado esa conversión de la experiencia en arte. ¿Tendría ella el talento necesario? No se podía saber a menos que se intentara: e intentarlo era un trabajo.
—Yo jamás he aprendido a trabajar.
La escritura era algo a lo que había que entregarse como a una vocación. De no haber sido por todas esas historias de amor… Pero vividas, no escritas, por desgracia. En cuanto a mí, su hija, podría desarrollar esa capacidad o no. Si tenía el talento, si aceptaba que había de servir a la escritura.
—Jamás mires por encima del hombro, no pienses en el público, ni en la reputación o el dinero: sigue tu inspiración, si la tienes, después déjate la piel en definirla, podarla, lamerla hasta darle forma. -Y sería para mí mejor no casarme, no cargar con una casa y un hijo. Sonrió— (…)

Está es una de las conversaciones que mantienen madre e hija (Sybille Bedford y su madre) a propósito de que Billi (Sybille) quiere ser escritora y su madre le da los consejos que ella estima.
Su madre le preguntó si era consciente de lo difícil que era escribir una buena novela. ¿Lo logró? Sólo el lector puede juzgar, el dato es que Sybille Bedford se ha convertido en una de las principales escritoras europeas del siglo veinte.
Ahora meses después de su muerte nos han abierto el apetito con ‘Fragmentos de Vida’ que se hace corta, tal como ocurre con sus otras novelas: ‘Favorita de los dioses’, ‘Un error de orientación’ o la mil veces editada ‘Una visita a Don Otavio’ novela convertida en libro de viajes.
La Bedford decía que las patrias de su corazón eran el sur de Francia, la literatura, el arte y la amistad, y así nos lo relata en su obra, no se la pierdan. Está alemana, que por elección propia: escribía en inglés y que también por elección propia: vivió parte de su vida en Francia nos demuestra una vez más el poder, lo eterno, lo mágico y la libertad que posee la belleza de las palabras.

© MARIA AIXA SANZ


[Cada uno de estos artículos que forman PERFILES han sido todos ellos publicados en numerosos medios de comunicación de Europa y América del Sur; y a la autora le han aportado un cúmulo de satisfacciones tanto en lo profesional como en lo personal. PERFILES, es una sección que reúne los artículos elaborados por la escritora María Aixa Sanz, sobre escritores y escritoras que, sin entrar en la categoría de ensayo propiamente dicho, merecen la pena ser tenidos en cuenta como tales. (Opinión de los editores de Narrativas)]