6 ago. 2011

INOLVIDABLES: “UNA CASA EN ALQUILER” de Charles Dickens

—Entonces, ¿no ha encontrado ningún inconveniente al alojamiento, Trottle? —le pregunte.
—Ni uno solo, señora. Es idóneo para usted. Al interior no se le puede poner pega alguna, aunque al exterior sí, una.
—¿Y en qué consiste?
—Justo enfrente de las que serían sus habitaciones hay una casa en alquiler, pero no la alquila nadie.
—¡Oh!—dije yo, sopesándolo—. Pero ¿tan importante le parece eso?

Alba en su colección Alba Clásica ha publicado de manera exquisita en tapa dura y por primera vez en castellano ‘Una casa en alquiler’ de Charles Dickens. ‘Una casa en alquiler’ es un relato maravilloso, una obra maestra que ningún buen lector debe dejar de leer. Charles Dickens en 1858 ideó este relato que aúna intriga, imaginación, aventura, humor, emotividad y el gusto por contar y oír buenas historias. Una idea, un proyecto, en los que contó con los escritores Wilkie Collins y Elizabeth Gaskell y la poeta Adelaide Anne Procter dando forma a ‘Una casa en alquiler’ donde algunos de sus capítulos se escriben a cuatro manos. De nuevo, una vez más, Charles Dickens crea unos personajes con una fuerte personalidad delante de los cuales el lector se rinde a sus pies o los repudia. Conocida es la facilidad con la que en el mundo de Dickens se diferencia el bien del mal. El héroe de esta novela es Trottle la mano derecha y mayordomo de la entrañable y divertida Sophonisba, la señora que alquila la casa de enfrente de la casa que nunca se alquila a nadie. Una pareja la de Sophonisba y Trottle, y un relato que nos llena de esa mezcla tan especial de admiración y placer que solo sentimos ante la buena literatura. Es de inteligentes no prescindir de la lectura de ‘Una casa en alquiler’ pues convencida estoy de que estará entre sus favoritas.

© MARÍA AIXA SANZ