4 feb. 2012

MARÍA AIXA SANZ EN EL CLUB DE LECTURA

María Aixa Sanz



El pasado mes de enero el Club de Lectura Fabulas y Fabuladores invito a María Aixa Sanz. La tarde transcurrió agradablemente con un clima distendido entre autora y lectores.


La escritora invitada por el Club de Lectura Fabulas y Fabuladores en Enero de 2012 ha sido María Aixa Sanz. Autora de las exitosas novelas: la espléndida ‘El olor del silencio’ y la entrañable ‘La casona del sueño dorado’, entre otros títulos. María Aixa Sanz amablemente y con sinceridad respondió a las preguntas de los participantes en el Club. Preguntas de lo más heterogéneas sobre el oficio de escribir y los usos y costumbres de los escritores.

P: ¿Cómo descubriste tu vocación? De niña, estando entre libros, en una biblioteca pública, quería ser además de lectora una de aquellas personas que escribían libros. No tenía ni idea de cómo se podía escribir un libro, pero sí que sabía que quería hacerlo y de mayor ser escritora.

P: La lectura forma parte de tu vida, ¿cuáles son los escritores u obras que siempre te acompañan? ¿A qué tipo de libros vuelves siempre para releer? Me acompañan las lecturas del momento que debo reseñar para RESEÑANDO, pero aparte de ellas y tal conforme voy cumpliendo años releo más, mucho más, y vuelvo a ‘El amor en los tiempos del cólera’ de García Márquez, a ‘El buscador de oro’ de Le Clézio, a ‘Retahílas’ de Carmen Martín Gaite, a ‘El libro de las ilusiones’ de Auster, a ‘El principito’ de Saint-Exupéry, a ‘Juntos, nada más’ de Anna Gavalda’ en esos títulos caigo una y mil veces, con alevosía, puesto que cada uno me aporta cosas distintas y son para distintos estados de ánimo.

P: Cuando empezaste a escribir ¿Tenías en mente un modelo o una pauta? No. No tenía ni idea. Empecé a escribir temblándome el pulso, luego ya fue una sensación más visceral con mi primera novela y las dos siguiente, luego ya las aguas se han calmado y con el resto de novelas el proceso de escribir es como un romance perenne con un amor para toda la vida al se conoce bien y con el que te sientes a gusto.

P: ¿Cual es la técnica narrativa que más dificultades te crea o la que crees que necesita más trabajo por parte de un escritor: la creación de personajes verosímiles, la estructura, el diálogo quizá? Y ¿cómo resuelves tus problemas? Nada de eso, lo más difícil es la voz narrativa. Cuando la tienes clara y la tienes bien agarrada ya puedes tirar para adelante.

P: ¿Tienes alguna manía a la hora de escribir? ¿Alguna rutina establecida o te basas en la inspiración del momento? Escribo todos los días a partir del mediodía, dado que las mañanas son más para los trajines del cada día, después del mediodía cuando todo se calma me pongo a tirar del hilo, hay días con mayor inspiración y acierto y otros con dificultades. Hay que escribir todos los días con disciplina. No hay que dejarlo ni para mañana ni para cuando llegue la inspiración. Digamos que me gusta escribir a la hora de la siesta.

P: ¿Vives la soledad del escritor? ¿Necesitas compartir lo que escribes con alguien? ¿Grupos o tertulias literarias, familiares, amigos...? Escribir novelas es un trabajo en soledad. Son muchas horas de estar solo con los personajes. Pero son horas en las que soy inmensamente feliz. Por ello escribo. Puesto que esa soledad y ese estar con los personajes no me aburren, me divierte, me suma no me resta. Soy feliz contando historias. En cuanto a compartir mí trabajo, soy de los que no dice ni mu hasta que la novela no está terminada del todo, con las correcciones hechas y tal. No me gusta hablar del trabajo fuera del trabajo, cuando salgo de mi soledad desconecto del todo y el trabajo, es decir, la novela que escribo se queda en el más absoluto de los secretos.

P: ¿Alguna vez te has sentido bloqueada? Si la respuesta es sí ¿Cómo lo has superado? Sí. Y el desbloqueo llega solo, con tiempo y estando atenta pues en el momento más inesperado todo vuelve a la normalidad y te entran las ganas de volver a contar historias, de volver a escribir.

P: ¿Qué tipo de público tienes en mente mientras escribes? Yo intento escribir la novela que a mí me gusta leer. Entonces escribo novelas que no amarguen la existencia a nadie sino que les hagan reencontrarse con ese placer que produce leer aunque la trama toque la fibra sensible, aunque los personajes sean profundos y la historia que se cuenta sea a ratos dura. Escribo para que los lectores disfruten. Solo tengo eso en mente.

P: ¿Crees que escribir sirve de valor catártico? ¿Te enseña algo sobre tu propia personalidad? Por supuesto. Te lo enseña todo.

P: ¿Cuál es tu ambición como escritora? ¿Dónde quieres llegar? La ambición es seguir escribiendo cada día más y mejor, mejores historias, plantearte retos internos con las estructuras y los personajes. La ambición tener cada día más lectores que me conozcan no a mí sino a mis novelas. Son las novelas las que deben ser conocidas yo me quedo entre bastidores.

P: ¿En qué andas últimamente? En mi próxima novela. Pero todavía me queda mucho por delante. Solo puedo decirte que estoy disfrutando con su escritura como una niña.

P: ¿Recomiéndanos alguna novela para ser leída por el Club? La deliciosa ‘Tom, pequeño Tom, hombrecito Tom’ de Barbara Constantine.