20 jun. 2013

INOLVIDABLES: “BUSCANDO A CALEB” de Anne Tyler

… Daniel Peck se abrochaba su camisa sin cuello, se ajustaba sus tirantes gris perla y examinaba su rostro blanco, impasible, en el espejo de la habitación. Daba cuerda a su reloj de oro. Arreglaba su cama. Llegó incluso a trasformar sus viajes —la parte más inestable de su vida— en previsibles modelos de orden y rutina. Porque Justine siempre iba con él, él siempre se sentaba al lado de la ventanilla, ella leía su National Geographic, y mantenían sus conversaciones ….


La primavera pasada en una de esas gratas sorpresas que te depara la vida descubrí a la novelista Anne Tyler con ‘El hombre que dijo adiós’. Me fascinó su forma impecable de narrar del mismo modo como me fascinó la historia, una historia que se salía de lo esperado. Anne Tyler ha sido para mí un hallazgo literario como lo fue en su día Carmen Martin Gaite, Paul Auster, J.M.G Le Clézio, Charles Dickens, autores en los que no me había detenido por el discurrir de la vida o por no saber que existían, de modo, que como en esos otros casos tuve ganas de leer toda su obra. Así que me propuse para el verano leer todas las novelas publicadas en castellano de Anne Tyler, una experiencia que ha resultado ser maravillosa. Anne Tyler me maravilla y sus historias me gustan de esa forma en que gustan las novelas que no deseamos que acaben nunca. Empecé mi deambular por la obra de Anne Tyler con ‘Buscando a Caleb(Debolsillo) para luego seguir con otros títulos de los cuales en las próximas semanas daré cuenta.

Buscando a Caleb’ es una más que espléndida novela que satisface en todos los aspectos y que consigo lleva una historia difícil de olvidar, pues la familia Peck se instala en la vida del lector para quedarse. Como en toda la obra de Anne Tyler en ‘Buscando a Caleb’ los personajes protagonistas marcan con el resto del mundo una distancia que se convierte en su forma de estar y entender la vida. La saga de los Peck tiene características definidas que los une, pero como en todas las sagas y familias siempre hay alguien que se desmarca y que pone en entredicho esa forma de vivir, en los Peck, primero es Caleb y décadas después Duncan. Dos seres inquietos y curiosos que no se conforman con lo que la vida por cuna les depara. Y a Duncan se le une Justine sea por inercia, por amor o por destino; y Justine resulta ser uno de los personajes femeninos más estrambóticos de la literatura. Es Justine quien junto a su abuelo va a la búsqueda de Caleb, y Caleb se trasforma sin saberlo en un motivo para vivir, en una meta, en un reto, en el pretexto para no estarse quieto.

En ‘Buscando a CalebAnne Tyler contrasta la confortable y pautada al milímetro forma de vivir de los Peck con la forma cambiante y aventurera de vivir de los otros Peck, es decir, los que serían las ovejas negras de la familia y deja al lector la satisfacción de comprobar quienes son más felices o se han sentido mejor a lo largo de su existir.

Buscando a Caleb’ es una de las más brillantes, ricas y soberbias novelas que he leído en los últimos años. Una lectura radiante. Como dije en ‘El hombre que dijo adiós’ leer a Anne Tyler es todo un placer.


© MARÍA AIXA SANZ