3 jul. 2013

INOLVIDABLES: “EL TRÁNSITO DE MORGAN” de Anne Tyler

… Por alguna razón, Morgan se sintió alegre de pronto. Echó a andar más deprisa y empezó a sonreír. Cuando llegó a su lado, tarareaba. Todo lo que veía parecía luminoso y bello, lleno de posibilidades.

Morgan Gower, el protagonista de ‘El tránsito de Morgan’ (Debolsillo) de la maravillosa Anne Tyler, es uno de esos personajes con los que el lector o queda seducido y a su merced o le produce un absoluto rechazo e irritación. Morgan Gower es un personaje de extremos. A mí, Morgan Gower, me ha conquistado desde el principio de la novela hasta la última página y se ha quedado instalado en mi memoria como un tierno y divertido recuerdo. Morgan Gower me divierte. Divierte al lector que decide emprender junto a él la metamorfosis, el tránsito o el proceso de transformación que tan espléndidamente plasma en esta novela Anne Tyler. Morgan vive rodeado de ruido, en una casa repleta de gente y de cosas, tiene siete hijas, una esposa, una hermana, una madre y un perro bajo el mismo techo; el desagrado que le produce todo ese barullo lo transmite cambiando sin darse apenas cuenta de personalidad, convirtiéndose en otros seres interesantes con vestuario incluido, en una de esas variaciones conoce a Leon y a Emily, un matrimonio de titiriteros. Y es la austeridad de Emily, —una mujer que todo lo que quiere poseer en este mundo y así lo lleva a cabo es sólo lo que pueda meter en una  maleta en treinta segundos— lo que atrae desde el primer momento a Morgan y poco a poco se va instalando en él el deseo de vivir en esa austeridad, en esa serenidad, en esa elegancia que posee lo poco. El viaje hacia ese punto, hacia esa ambición secreta de Morgan es ‘El tránsito de Morgan’. Un viaje que parece a todas luces imposible. ¿Pero qué osado dijo que algo es imposible?
Leer a Anne Tyler como he repetido en varias reseñas es todo un placer, pero leer a Anne Tyler, a esta extraordinaria contadora de historias, y divertirse a carcajada limpia, sonora y feliz es el súmmum.

De lejos ‘El tránsito de Morgan’ es una de esas novelas que marcan la diferencia. Memorable.  Morgan, su historia y sus mundos son memorables.


© MARÍA AIXA SANZ